El pequeño jardín perfecto de K.C.

El pequeño jardín perfecto de K.C.

Quién dice que un jardín pequeño no se puede convertir en un jardín de diseño de revista?

Para empezar, debemos eliminar todos los elementos que tienen pinta de ser baratos, sucios y anticuados. Fuera el césped natural, fuera árboles demasiado grandes que nos quitan el sol y cuyas raíces nos estropean la terraza.

Elimina los escalones. Poniendo todo al mismo nivel, el pequeño jardín resultará mucho más grande.

Elimina los setos de ciprés que ha plantado el promotor de la casa en modo pantallas divisoras entre vecinos. Esos setos nunca estarán bonitos de los dos lados. Necesitan mucho espacio y ensucian tu terraza. No podrás plantar flores ni nada delante. Los mosquitos y demás mascotas miniatura se alojarán en ellos.

Y ahora empezamos a vestir el jardín: En vez del seto de ciprés, instalamos una valla de aluminio de ocultación que permite el paso del aire (para evitar el calor en verano). Ganamos como mínimo 1 metro de espacio en cada lado. El gasto nos lo compartimos con el vecino, ya que la valla es igualmente bella de los dos lados.

Creamos unas zonas de plantación con plantas especiales, duraderas, con pocos requerimientos, de crecimiento lento. Cubrimos toda la tierra con grava, corteza de pino o piedras volcánicas. Para gusto colores.

Y en medio: un césped artificial de gama alta, verde, perfecto, mullido y suave. Adiós al jardinero que pasa cada semana con su corta césped por medio del salón de nuestra casa. Adiós a los trocitos de césped seco en toda la casa y la terraza.

En éste pequeño jardín hemos hecho todo esto. Resultado: una clienta contenta y nosotros orgullosos.

Galería de imágenes